La Sele

Panamá salió con hambre de triunfo para la Copa Centroamericana