La Sele

Cummings se sentía seguro para cobrar el penal