La Sele

Boniek y Palacios tienen bien claro que lo de México ya pasó