Eliminatoria mundial

Brasil goleó a una Argentina que quedó en caída libre