Fútbol internacional

Barcelona y Manchester dirimen supremacía europea