Baloncesto

Steve Kerr se arriesgó para ganar